Cuando me preguntan cuál es mi lugar preferido en el mundo, indudablemente lo primero que se me viene a la mente es: 

 


El Chaltén. 


Hace un par de años la gente me decía "¿CHALTÉN? Te estarás confundiendo con El Chaiten, en Chile..." y les explicaba que es un Pueblo de Montaña, en Argentina, Santa Cruz,  a tan sólo 220 Km aproximadamente (4hs) de “El Calafate”

 

El Chaltén, es el pueblo más joven de la Argentina, fundado en pleno Parque Nacional Los Glaciares en 1985.


La primera vez que tuve la posibilidad de ir fue el 28 de Diciembre del 2008. Fui a pasar año nuevo con mi familia a Rancho Grande Hostel y de ahí en más mi vida cambio. 


Cuando llegué por primera vez me dijeron: “Este lugar tiene magia” al principio, ignore esa frase... pero después cuando comencé a explorarlo, recorrerlo y hablar con la gente, comprendí lo que me quisieron decir.

 

Me enamoré.

 

Me enamoré del Fitz Roy tan imponente y majestuoso, me enamoré del Rio las Vueltas, me enamoré de las cabañas, me enamoré de la inmensidad, de la belleza del paisaje, me enamoré de la naturaleza, de los cóndores, del aire puro, me enamoré de la gente, de los chaltenenses (Quizás... de uno en particular, y ahí comprobé la emblemática frase: “Pueblo Chico, Infierno Grande!!! Pero esa es otra historia...)


Por supuesto que en 2008 no fue mi única visita a El Chalten, ni a Rancho Grande Hostel, volví al sur durante 10 años consecutivos, pasar las fiestas allí se volvió un clásico familiar. 


Vi crecer este Pueblo.


Hace 10 años atrás, para mí, era más hermoso de lo que es ahora. Era un pueblo prácticamente desconocido, en medio de montañas, alejado de todo. Las calles eran de ripio, había pocas construcciones, no había antena de celular, ni wifi y eso me encantaba. Ir a El Chalten hacía -y sigue haciendo- que me desconecte de todo y me conecte con la naturaleza.

 

Estar en medio de toda esa inmensidad, ver el Fitz Roy y toda esa cordillera ostentosa, me hizo pensar en lo pequeño y afortunados que somos de vivir en un mundo tan maravilloso, lleno de paisajes majestuosos, desafiantes e imponentes, de esos que emocionan y te dejan sin palabras.

 

Supe, inmediatamente, después de conocer éste lugar, que no podía quedarme quieta. Tenía que salir a descubrir cuáles eran las otras maravillas que se encuentran en nuestro planeta Tierra.

 

Actualmente, este lugar, es uno de los destinos más elegidos por los viajeros y me siento afortunada de haberlo conocido hace tiempo y poder hoy ayudar a mis amigos y familiares a planear su viaje para que lo disfruten al máximo. 



¿Por qué El Chalten es mi lugar preferido en el Mundo?


Porque entendí aquello que me quisieron decir cuando llegué ese lugar tiene magia y porque allá me siento en casa.


Estar ahí me causa una alegría y satisfacción que no puedo describir con palabras. 

Visitar El Chalten en el 2008 fue mi gran incentivo para elegir ser hoy en día Técnica en Turismo.



Entra acá y enterate qué hacer y donde alojarte!

 

CATEGORÍAS