Recoleta es el barrio más elegante de la ciudad, es un importante foco turístico y cultural. Lleno de historia, de grandiosos edificios y esculturas al mejor estilo Europeo.  

Desde el 21 de septiembre de 1949, en este barrio, sobre la Avenida Figueroa Alcorta 2263, funciona La Facultad de Derecho, una de las trece facultades que conforman la Universidad de Buenos Aires.


La Facultad de Derecho, es hermosa e imponente, con un  estilo dórico en las columnas que se encuentran a lo largo de todo el frente de la misma. Las cuales según un mito estudiantil no hay que contar si te queres recibir!


Tiene una superficie de 40.000 m2 que se distribuyen en planta baja, piso principal y dos pisos altos.

En el salón de los pasos perdidos existen dos esculturas enormes que representan al Estudiante y al Profesor, ambos tallados en mármol. Según la leyenda, los estudiantes, debían tocarles los pies primero a uno y después a otro antes de rendir para pedir buena fortuna!

Desde el 2007 hay un espacio brindado para homenajear a los presidentes argentinos que estudiaron en dicha facultad.

Además de ser una casa de estudios, allí se realizan innumerables actos, eventos académicos y artísticos, así como conferencias y conciertos. 

Como estudiante, puedo afirmar que mi materia favorita – Además de “Marco Regulatorio de la Actividad Turística” - fue lo que yo llame “El Barcito” matar las horas entre materia y materia, ya sea en un bar, o sentados en algún pasillo. El hecho conocer personas que están en la misma sintonía que uno. Compañeros, que al pasar los años, se convierten en grandes amigos.
El hecho de juntarse con compañeros para ayudarse, aconsejarse, recomendarse libros y cátedras, compartir historias y anécdotas y compartir uno ó varios cafés. Aquellos espacios donde más allá de juntarnos a estudiar, lo que reina es el humanismo, el compañerismo y la comprensión. Un lugar en que el uno se siente contenido, cómodo y en ocasiones se deja llevar dando a conocer sus emociones ó inconvenientes ya sean Académicos, Laborales o Personales.  

Lugar de estudio, de encuentro, desencuentro,   decepciones y desilusiones, pero sobre todo de risas, alegrías y festejos, por los logros alcanzados.    


La Facultad es , sin dudas, donde pasamos la mayor parte de nuestro tiempo, y donde posiblemente pasemos la etapa más linda e importante de nuestra vida. 


Adoro poder recorrer cada recoveco, pasillo, aula, escalón de este edificio, por donde transita tanta historia. Poder contemplarla ya sea de día o de noche, es imponente, es maravillosa. 


Criticada por muchos y admirada por otros.  En lo particular pese a su burocracia y lo engorroso que pudo haber resultado para algunos realizar el CBC, me siento dichosa de haber tenido el placer de realzar mi carrera acá, y formarme no sólo como profesional, sino también como persona.


Me siento orgullosa de ser hoy ABOGADA de La Facultad de Derecho, de la Universidad de Buenos Aires.



CATEGORÍAS